Otra batalla ganada

En el mismo día, dos noticias contradictorias. Por un lado, el doctor Irving Weissman, director del Instituto de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa en la Universidad de Stanford, en California, afirmó el pasado sábado, 20 de febrero, que “los cordones umbilicales contienen células madre que son formadoras de sangre a un nivel que podría mantener la capacidad de formar sangre de un niño muy pequeño”, no para un adulto. No sorprendieron estas declaraciones, pero continuaba el doctor, diciendo que “también podrían generar células mesenquimales -células con una capacidad muy limitada para regenerar cicatrices, hueso, grasa-, pero no generan cerebro, sangre, corazón, músculo esquelético, a pesar de lo que muchos dicen”.

No es frecuente leer afirmaciones tan en contra de las evidencias médicas de los últimos años, seguimos con la lectura de la prensa y encontramos un caso claro que desmiente lo afirmado por este doctor. Las células de la sangre del cordón umbilical han salvado la vida de una mujer asturiana, aquejada de una anemia hemolítica, para la que el trasplante era la única cura. Tras comprobar que su hermano no era compatible para donarle su médula ósea y no encontrar otro donante, los médicos concluyeron que la única solución era la SCU, ya que el tiempo jugaba en contra. Hoy, tras más de un mes hospitalizada, después de realizado el trasplante de sangre de cordón, se recupera en su casa, con su familia.

Las afirmaciones del Dr. Weissman sólo llevan al desconcierto del sector médico y la desconfianza infundada de la población en general, esto no es nuevo y lo que ocurre es que se mezclan informaciones. Sí es cierto que, en este sentido, han aparecido algunas clínicas o centros, que sin ningún tipo de rigor y sin claras evidencias médicas, aplican células madre a pacientes que padecen patologías severas para las que hoy día no hay tratamiento. Esto es lamentable y es terrible que no se actúe para exigir responsabilidades. Sin embargo, esto no resta ni un ápice al valor terapéutico, ni a las evidencias médicas, que existen para la utilización de la sangre de cordón umbilical, en los casos en los que está indicado y autorizado su uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: